5 cosas que no debes olvidar en tu enfermedad | Padre Sam

oracion
Un ejemplo de oración | Viernes 30 junio, reflexión evangelio
30 junio, 2017
cuando-Dios-te-deja-solo
Dios confía en ti | Sábado 01 julio, reflexión evangelio
1 julio, 2017

5 cosas que no debes olvidar en tu enfermedad | Padre Sam

En la vida, escuchar palabras como “enfermedad incurable”, significa un golpe inesperado. No hay una reacción fija… unos reaccionan con enojo, otros con resignación, otros con tranquilidad. El conflicto no es ajeno a nadie. Los creyentes, ante la enfermedad, tratamos de confiar ciegamente, pero ¿qué pasa si, a pesar de los intentos, la tristeza o enojo no se va?

Si la enfermedad se agrava, nos cuestionamos: ¿por qué Dios permitió esto? No tengo la respuesta oficial del por qué Dios ha permitido que experimentemos el dolor o la enfermedad, pero si te puedo compartir – desde mi propia experiencia – algunas palabras que me han ayudado, sobre todo cuando me siento triste por mi enfermedad.

La enfermedad, vivida desde la fe, tiene muchos beneficios.

  1. Purifica el alma: La enfermedad nos permite reconocer nuestros límites, nuestros pecados y aprendemos a valorar lo verdaderamente esencial.
  2. Te une más a Jesús: Hay momentos en los que te sientes incomprendido porque solo tú sabes lo que duele esa enfermedad. Pero Él (Jesús) te entiende. Él ya vivió en carne propia todo dolor imaginable. Aún cuando no sepas qué decir, solo dile: “Jesús, te necesito”.
  3. Te une más a la Iglesia: Todo sufrimiento se vuelve una oportunidad para ofrecerlo por la conversión de los pecadores. Ya San Pablo lo decía “Ahora me alegro cuando tengo que sufrir por ustedes pues así completo en mi carne lo que falta a los sufrimientos de Cristo para ben de su cuerpo, que es la Iglesia”. (Col 1, 24)
  4. Fortalece tu fe: TODO SUFRIMIENTO ES REDENTOR, siempre y cuando sea ofrecido. La enfermedad es una oportunidad óptima para vivir a plenitud los sacramentos, entrar en comunión con otros que también están batallando con alguna enfermedad o sufrimiento.
  5. Te prepara al Cielo: Todo lo banal desaparece y habiendo sido purificados y reconciliados con Dios, habiendo ayudado, con nuestros sufrimientos, a la salvación de Su Iglesia, estamos mejor preparados para nuestro encuentro con el Señor, sea a través de la enfermedad o en un futuro, por otra causa. No olvidemos, nuestro destino es el Cielo.

Si en este momento te sientes acongojado por el dolor, sientes que no ves salida y solo quieres llorar… Da por hecho que Dios está ahí, quiere acompañarte y consolarte. Llora en sus brazos. La enfermedad no es la misma si la vives de la mano de Dios. Dios no te condena si te sientes triste o decaído. Él está ahí para ofrecer Su Ayuda, Jesús lo ha dicho: “Mi yugo es suave y ligero”.

La enfermedad no tiene la última palabra. El profeta Isaías nos recuerda “por sus llagas hemos sido sanados” (Is 53, 5) y ya el mismo Dios lo ha anunciado: “pero yo le devolveré la salud, lo alentaré y lo ayudaré a recuperarse (…) Sí, yo te voy a sanar.” (Is 57, 18, 19). Aunque la misma enfermedad diga lo contrario, no olvides que esta prueba es solo una oportunidad para sanarnos de la enfermedad del pecado y así vivir en plena amistad con Dios. Ánimo, sí se puede. Dios está a tu lado.

Te quiero recordar algo: Dios está contigo. Dios te comprende, te quiere acoger, quiere caminar a tu lado. Él no te rechaza incluso si lo cuestionas, si te sientes molesto(a).

Escrito por: Karla Estrada Navarro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *