¿Jesús realmente nació hace 2017 años? Sacerdote católico explica.

¿Lo reconozco? | Jueves 14 diciembre, reflexión evangelio
14 diciembre, 2017
EL INCONFORME | Viernes 15 diciembre, reflexión evangelio
15 diciembre, 2017

El 25 de diciembre es una fecha muy importante en nuestro calendario litúrgico, pues celebramos la gran Solemnidad de la Natividad del Señor. Sin embargo, algunos críticos  del tema cuestionan el hecho de si Jesús nació realmente un 25 de diciembre, hace 2017 años. Hoy nos detendremos a analizar si dicho nacimiento fue hace 2017 años.

Ante tan magno acontecimiento, lo que nos debe mover es la verdad, no la mera curiosidad, siguiendo el camino trazado por Jesús: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” (Jn 14,6). En Navidad celebramos el acontecimiento en el cuál Dios quiso hacerse hombre, quiso introducirse en nuestra historia: llegó a este mundo para quedarse “todos los días nuestra vida” (Mt 28,20). Por lo tanto, el querer profundizar sobre esta fecha es de enamorados. Sin embargo, con el avance de la ciencia, se ha llegado a la conclusión de que existen algunas inexactitudes respecto a dicha fecha. En todo caso, colocar esa fecha fue un búsqueda de amor, de un querer encontrarle sentido a nuestra historia desde Cristo.

Es un problema complejo saber con exactitud la fecha del natalicio de nuestro Señor. Hay que decir sin rodeos que no es exacto, como suele creerse que el niño Jesús naciera el año primero (o año cero) de nuestra era y que muriera el año 33 de la misma. En realidad no sabemos con absoluta certeza en qué año nació. Eso si, sabemos que su nacimiento ocurrió en los años 5-8 antes de Cristo, aunque parezca una contradicción. Veamos.

Recordemos que fue en el siglo VI de nuestra era cuando se implementó la cronología que nos sitúa en el siglo XXI de nuestra era. Hasta entonces se contaban los años según la era de Diocleciano o «era de los mártires». En este siglo, un clérigo romano (Dionisio el Exiguo), meditando la frase de San Pablo que señala a Cristo como centro de todos los tiempos (Cfr. Gal 4,4), propuso comenzar a contar los años a partir del nacimiento de Cristo. Pero Dionisio era mejor Teólogo que cronólogo y calculó que Cristo había nacido el año 754 de la fundación de Roma y bautizó este año como primero de la era cristiana. Pero se equivocó por lo menos en cuatro años y probablemente en siete u ocho… ¿cómo sabemos eso?

Sabemos que Cristo nació antes de morir Herodes (la noticia de su muerte, la reciben la Sagrada Familia estando en Egipto). Herodes murió en abril del año 750 de la fundación de Roma. Si Cristo tenía por entonces 3 años, verosímilmente, habría que situar su nacimiento en el año 747 de la fundación de Roma, es decir unos siete años antes del que hoy llamamos año primero d.C. En ese entonces, gobernaba en Roma Cesar Augusto, quien queriendo dominar y dar un total orden al imperio, no se percataba que en su tiempo, y bajo su “reinado”, nacería aquel Rey a quien él debería de postrarse y amar, el Rey del universo, el niño Dios.

Sabiendo que nuestro Señor nació el año 7 a.C. nos llena de alegría saber de que antes que empezáramos a contar, Él ya había venido, y no nos dimos cuenta, o no habíamos contado con que Él ya había venido. Sería muy complejo reacomodar los años partiendo de su fecha exacta, pienso que ni Él mismo lo querría. Pero si es bueno saber que el tiempo que tenemos de su presencia entre nosotros es mucho más, siete años son siete años, más de lo que nosotros por siglos pensamos o imaginamos. Bendita la Verdad, bendita esta buena Noticia.

En todo caso, lo que celebramos en Navidad no es una fecha, sino mas bien un acontecimiento, el acontecimiento por excelencia en donde Dios quiso venir a este mundo en la humildad de un niño. Es ese acontecimiento el que le da sentido a nuestra historia, sin Él la historia se volvería opaca. Permitamos que Cristo siga siendo el centro de nuestra historia y sobre todo de nuestra vida.

 

Escrito por: Pater Fausto Osuna

BIBLIOGRAFÍA

  • Vida y misterio de Jesús de Nazaret, José Luis Martín Descalzo, Ediciones Sígueme, Salamanca, 2001, p.124-125.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *