¿Cómo superar la muerte de un ser querido? Sacerdote relata la muerte de su madre.

¡IMPACTANTE! Entérate cómo murió cada uno de los 12 apóstoles | Padre Sam
28 octubre, 2017
Examen al amor | Domingo 29 octubre, reflexión evangelio
29 octubre, 2017

¿Cómo superar la muerte de un ser querido? Sacerdote relata la muerte de su madre.

Dios se llevó mi tesoro más preciado…  ¿Cómo afronto esto?

Eran las 5.30 de la madrugada, de ese 08 de septiembre del 2016. La noche anterior, había visitado un pueblo (Ataco, Ahuachapán, El Salvador), en el que tradicionalmente se celebra una fiesta llamada “Los Farolitos”: una fiesta colorida, alegre y en la que el tiempo se va volando… en efecto, regresé a la parroquia a las 02:00 am.

Normalmente dejo mi celular en silencio, para que ningún mensaje o llamada me despierten. Pero esa madrugada no me despertó el ruido de un celular… sino el ruido DE LA PUERTA DE MI CUARTO ABRIÉNDOSE ESCANDALOSAMENTE. Era el párroco con quien trabajo, P. David (Catedral de Santa Ana, El Salvador), que literalmente irrumpió  en mi cuarto ante mi sorpresa y asombro.

La noche anterior había recibido una llamada de mi hermana: “Jorge, mi mami está un poco delicada. Vamos a ingresarla a la clínica. Reza por ella”. Entonces, cuando el párroco entró a mi cuarto, me miró y me dijo: “Vengo a darte una mala noticia”. Yo sabía perfectamente de qué (o más bien de quién) se trataba. Le quité la palabra y le dije: “¿Mi mamá verdad?”; él dijo, “si”.

Fue un tanto gracioso, ahora que lo veo en retrospectiva… porque no estoy seguro qué sentí en ese momento. No eran ganas de llorar… no era tristeza… tampoco era alegría, obviamente. Era una especie de “estado de suspensión”. Me levanté, me bañé, me fui a rezar a la iglesia, y al volver a mi cuarto le llamé por teléfono a Karlita Estrada, mi mejor amiga. Le comenté lo que había pasado y al escucharla a ella sí lloré un poco. Quizá era más por escucharla a ella, que por mi mamá. Y es que… desde que Dios me regaló a mis dos mejores amigos, todos los días en la Santa Misa le pedí a Dios una gracia: Señor, cuando mi mamá o mi papá se vayan de este mundo, te pido QUE MIS HERMANOS (Samuel y Karlita, es decir, mis dos mejores amigos) O UNO DE ELLOS, ESTÉ CONMIGO. Dios me concedió esa gracia. Karla estaba cerca. Les explico lo increíble. Ambos están en el extranjero: Samuel (el Padre Sam) está en México, y Karla estaba en ese momento en Francia, pero había venido de vacaciones e increíblemente se iba el sábado 10. Un detallazo de Dios.

Me puse en camino hacia mi casa, me acompañaba un hermano sacerdote, que ha sido y sigue siendo un modelo y un maestro para mí. En el camino, rezamos el rosario, pedimos por mi mamá, y nos encaminamos a mi casa, donde sería el velorio, para preparar todos los detalles.

Cuando vi el cuerpo sin vida de mi madre… sentí un poco de nostalgia… fue increíble. Esa mujer, todo el tiempo llena de vida, que me esperaba cada semana en casa, que me hacía sentir su calor de madre cuando me abrazaba… ahora yacía ahí, en esa cama, fría, pálida… ya no estaba. Le di un beso en su frente y después la colocamos en la caja donde la tendríamos.

Es muy difícil, emocionalmente, controlarse en situaciones como esa. Yo soy el menor de mis hermanos (somos 12) y soy el único religioso. En ese momento, típicamente de ser “el niño de la casa, el chimpe (decimos en mi país, El Salvador) el menor, pues, pasé a ser el hermano mayor. El hermano que tenía que dar palabras de consuelo, el hermano que tenía que fortalecer –como le tocó a san Pedro después que Jesús murió– a los demás. Sin embargo, a pesar del desconsuelo, del desánimo, todos mis hermanos y mi papá tenían algo muy claro en su mente: Dios había querido llevársela, y sabíamos que estaba (y nosotros también lo estábamos) en manos de Él.

Algunos días después, le pregunté a mi papá cómo se sentía… ¡llevaban 52 años de casados! Me respondió, sereno, y con mucha seguridad: “La extraño. Pero llevaba varios días enferma… y no podía soportar verla sufrir. Ahora ella descansa en Dios”. Definitivamente, SOLO DIOS DA ESA PAZ.

Dios nunca me dejó solo. Muchísimos amigos, amigas, familiares, me acompañaron en la vela. Me acompañaron alrededor de 87 sacerdotes en el transcurso del velorio y el funeral, e incluso en el momento del entierro de mi madre, habíamos 4 sacerdotes acompañando.

Quisiera compartir 3 detalles en torno a la muerte de mi mamá y el por qué yo no tuve razón para llorar en su velorio y su funeral.

  1. Mi madre me contó alguna vez que ella siempre le había pedido dos gracias al Señor antes de morir: la primera, no morir sin antes verme ordenado sacerdote. La segunda, morir en una fiesta de la Virgen. ¿Adivinen qué? Dios le concedió ambas. Ella perteneció toda su vida a la Legión de María, y fue premiada con ello. Me vio y (me) disfrutó dos años como sacerdote, y Dios la llamó un 08 de septiembre, fiesta de la Natividad de Nuestra Madre María. En resumen, Dios tenía ya todo planeado para ella. ¿Por qué sentirme triste ante esto?
  1. Dios de algún modo me preparó espiritualmente para la muerte de mi madre. Desde el 16 de agosto, en el clero de mi diócesis se dio un fenómeno un tanto inusual… comenzaron a morirse los familiares de algunos sacerdotes… en dos semanas, fallecieron familiares de 5 sacerdotes (en orden: mamá, papá, hermana, hermano) antes de la muerte de mi mamá. Cuando falleció el 4to, en ese orden, un día mientras rezaba sentí que Dios me dijo: prepárate porque seguís vos. Dos días antes de su muerte, le dije a mi mamá: “Mami, me da miedo que Dios se la quiera llevar, se están muriendo los familiares de los curas”. A lo que ella tranquilamente me respondió: “Si eso es lo que Dios quiere, vos y yo tenemos que ser felices”. Por tanto, cuando supe la noticia de su partida, no sentí, como ya dije, tristeza, ni dolor… Dios ya había preparado mi corazón.
  1. Mi mamá fue una fiel devota del rezo del santo Rosario toda su vida. Una mujer de oración, y no lo digo porque sea mi madre, lo digo porque es la verdad. Y ¿cuál fue el premio por esto? Mi mamá tuvo el auxilio de los sacramentos en sus últimos días (¡Faltaba más, tiene un hijo sacerdote!), en su velorio aparte de muchísima gente que acompañó, -como ya he mencionado- nos visitaron alrededor de 87 sacerdotes. Tuvimos 3 eucaristías dentro del velorio, aparte del funeral, en el que participamos alrededor de 30 sacerdotes… y así podría mencionar cientos de regalos y gracias que Dios nos dio tanto a ella, como a la familia… en resumidas cuentas… recemos, amemos y hagámonos devotos del santo Rosario.

¿Tenía alguna razón para llorar? Humanamente sí dolió, siempre hay un duelo; pero de la mano de Dios todo adquiere sentido y se vive en paz. Es lógico, perder a un ser querido, y más a tu madre, es algo sumamente duro. Es una pérdida irreparable. Bien dice el dicho “madre, solo hay una”. Y los católicos tenemos dos: la terrenal y la del cielo, nuestra Madre Santísima. Por tanto, humanamente, sí había razón.

Pero ¿Por qué no me sentí triste? En primer lugar porque NUNCA ESTUVE SOLO. Dios no me dejó solo, porque Dios me mando uno de mis dos ángeles en la vida, Karlita, que me apoyó y estuvo ahí. Además de muchísimos amigos, hermanos, compañeros que estuvieron pendientes. Y no me sentí triste por una sencilla razón: Dios la quería a ella allá. Para que desde allá, ella realice dos tareas: Rezar e interceder por mí; y prepararme un lugar a donde  llegar. Solo puedo decir: “Señor, Gracias infinitas por regalarme una madre santa”.

Si usted ha perdido a un ser querido, en verdad lo lamento, y lo entiendo. Pero TENGA FE. ESE SER QUERIDO, ESTÁ GOZANDO DE DIOS. Dios les bendiga

Escrito por: Pbro. Jorge Oswaldo Barahona

 

4 Comments

  1. Angelica dice:

    Bellísimo testimonio y que puedo comprender por haber pasado lo mismo y haber tenido una madre maravillosa y devota de la Eucariatia y el Santo Rosario… Pero porqué aiempre aseguramos que nuestros familiares gozan del Cielo en cuanto fallecen?. Por mucha Fe que tengamos, es probable que deban pasar por el Purgatorio para purificar algun pecado, pues no fueron Perfectos.. Por lo que deberiramos seguir orando por ellos contínuamente y pedirle a nueatros mejorres amigos y familiares, que cuando uno muera, hagan lo mismo y ofrezcan muchas Misas por nuestra salvación. Mi humilde y personal opinión.

  2. María Dolores. dice:

    La historia de la muerte de los apóstoles me parece interesante, pero la historia del sacerdote que narra los acontecimientos a la muerte de su mamá me suena en varios acontecimientos muy igual a la de mi papá, : un hermitaño hijo de unos papás Santos, mi abuelo (1881 – 1986) desde siempre leía la Biblia, rezaba el Rosario en familia diariamente hubiera o nó visita, un agricultor que reproducía sus cultivos al 1000 x 1 trabajaba de 5 AM hasta el atardecer, de una inteligencia extraordinaria: inventó un molino para jugo de caña, ingeniaba tomas de agua para llevarla por ductos a lugares imposibles ( siempre en el nombre de Dios). A sus 105 años , muy en sus 5 sentidos, pero con una calamidad de 22 días tomando 2 onzas de leche, esperaba que sus hijos estuvieran reunidos, y cuando llegamos , junto con mi papá, dijo: ” bueno ya nomás faltabas tú, los demás no podrán venir, te estaba esperando es que no quiero irme sin dejarles una herencia de QUE RECEN EL SANTO ROSARIO DIARIO”…. Y con voz muy potente gritó ” Padreee!!!, Estoy listo, ya me puedo irrr ” y expiró. Y la Historia de mi papá con !Uchas Diosidencias, un hombre de mucho trabajo que sus últimos 11 años vivió en una ciudad y era muy devoto de la Sma. Virgen María, Él decía que tenía muchas revelaciones santas y muchas de ellas yo las podía confirmar desde las realidades, hizo cama por enfermedad muy larga, ,Varias ocasiones estuvo inconsciente y se pedía que le llevaran los santos óleos, pero al llegar el Sacerdote, mi papá se sentaba y en lugar de Santos óleos recibía la Santa Comunión y volvía en sí, Y aunque postrado en su cama, comía y continuaba viviendo, (así como 6 años), Una madrugada, muy grave, se llevó al hospital en un estado de coma y los doctores lo declarado como muerte clínica, y que nos decían que fuéramos a preparar su velatorio, nada se podía hacer, pero en mí había una seguridad de que mi papá no se iba a morir todavía y pedí que lo pasaran a una cama de observacion, y sin suero ni oxígeno, postrado con leve respiración, yo le platicaba y le cantaba, (serían 4 o 6 horas) y de repente pidió de comer, comió, durmió otra vez y luego fue hospitalizado por 6 días en los cuáles pedía oración, podía ver a quien estaba atrás de una puerta, ( Él padecía ceguera y artritis con deformación de sus dedos y no podía caminar por mucho tiempo) y en sus días hospitalizado no estaba ciego y su artritis desapareció, estaba más fuerte potencialmente que dos hombres y se podía parar pero para correr sin rumbo porque decía : “ya me voy” y entre dos familiares y doctores lo detenían para que se postrara en cama, .El sexto día fue bañado y dado de alta, al salir de su cuarto de hospital y en silla de ruedas, gritó “Gloria a Dios”, ya en casa le regreso su artritis pero podía ver, duró como quizá 15 días, durante los cuáles se vivieron muchas cosas sobrenaturales en familia, especialmente los que lo acompañaban día y noche, La madrugada de un viernes dijo que no se iba por el dolor que nos causaba pero que ya se tenía que ir, que por qué no lo dejábamos irse y mi hermana le dijo que si era su deseo y voluntad de Dios , que se podía ir en paz , Mi papá, luego dijo que Dios Padre quería que se fuera en la madrugada pero que mi papá le pidió que le permitiera que fuera al salir el sol, para evitarnos complicaciones mayores. Luego cayó en coma y al salir el sol se fué con Dios. Como el pedía en oración: en Viernes, y otra bendición en el momento de su despedida frente a la casa hay un templo y en ese momento estaba abriendo la puerta del mismo un joven Sacerdote que desde que iba al seminario era muy amigo de papá, estaba pasando por la ciudad y fue a visitar el templo y por la noche celebro misa en casa y dijo que por Diosidencia, estaba en la ciudad y que cuando era seminarista mi papá le decía que cuando fuera Sacerdote Él le iba a dar su misa de cuerpo presente cuando muriera y así fue. Dios es Maravilloso. Gloria a Dios.!. Como ven estos testimonios son unos pilares que sostienen mi vida cuando siento que me desvanezco ante la vida .

  3. Edilia Andrews Garcia dice:

    Hermoso testimonio padre Jorge. Cuando era niña en el Colegio comentaban que las mamas de los sacerdotes tienen asegurado un lugar en el cielo.

  4. Teresa dice:

    Padre Sam ,terminando de leer su testimonio de la pérdida de su madre ,y la fortaleza que dios a puesto en usted ,mi más sentido pésame que dios lo siga bendiciendo y iluminando siempre tiene un don divino sus palabras dan aliento de cambio de superación y entendimiento y entrega al señor que dios lo siga bendiciendo 🙏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *