¿Quien es una persona justa?

¿Cómo me dirijo a un sacerdote, obispo, cardenal o Papa? Te sorprenderá.
12 Enero, 2017
Cuidado con el llanto | Martes 18 abril, reflexión evangelio.
18 Abril, 2017

¿Quien es una persona justa?

Hace unos días, vino a mi oficina un joven con una pregunta que me llamó muchísimo la atención. El joven tendría alrededor de unos 30 años, y su pregunta fue a quemarropa: “Padre, ¿qué es la justicia? ¿Existen personas justas?”. Admito que era la primera vez que me hacían esa pregunta, al menos formulada de esa manera. Y de lo que hablamos, hoy les escribo.

Siempre me gusta comenzar definiendo los términos, así como delimitando el campo de acción. Y qué mejor que empezando por definir la palabra justicia.
Justicia viene de ius (derecho, justicia), y de ahí también la palabra justo.

Y una definición simplificada de justicia sería “dar a cada uno lo suyo”, es decir, al que ha obrado bien, se le reconoce; al que se ha obrado mal, se le castiga. Eso es justicia, entendida en términos muy humanos: dar a cada uno lo que le corresponde, lo suyo. Y de ahí podemos también deducir quién es una persona justa.

La persona justa, entonces, es aquella que da a cada uno lo suyo, lo que le corresponde. Y esto lo podemos aplicar a todos los ámbitos, de los cuales me gustaría resaltar cuatro detalles: el justo le da a Dios lo que le corresponde, a los demás lo que les corresponde, a la naturaleza lo que le corresponde y a sí mismo, igual. Todo en su justa medida.

A Dios, lo que le corresponde: culto debido, tiempo debido, agradecimiento debido, etc. A los demás: reconocer sus dones, sus virtudes, alabar cuando hay que hacerlo, corregir cuando deba hacerlo, etc. A la naturaleza: cuidado, atención. Y a sí mismo: cuidarse, disciplina, atención debida y equilibrada.

Y creo que la mejor manera de concluir la respuesta a esta inquietud son las palabras del Salmo 24 – que de hecho en algunas Biblias tiene el subtítulo ¿Quién es el justo ante Dios –, que exclama:

3 ¿Quién subirá al monte de Yahvé?, ¿quién podrá estar en su santo recinto? 4 El de manos limpias y puro corazón, el que no suspira por los ídolos ni jura con engaño. 5 Ése logrará la bendición de Yahvé, el perdón de Dios, su Salvador.
El justo, por dar a cada uno lo que le corresponde, recibirá la bendición de Dios.

– Padre Sam

1 Comment

  1. Me llama mucho la atención que en otros tiempos -ya estoy viejo- era deseado y deseable ser reconocido, en lo personal y en lo profesional, como “un hombre justo”. Un caballero, un hidalgo, un señor en toda la extensión de la palabra. Hoy la gente busca ser popular, exitoso, próspero o bello. Ya nadie busca ser considerado un hombre justo. Me entristece, pero -y hablo a título personal- yo no sé si cuando muera se me recordará, o de qué manera. Pero en vida, siempre he buscado esto. Bendiciones Padre, gracias por estar aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *