Soy sacerdote y me gusta el “Anime”. ¿Está mal verlo?

Personas “frías” | Lunes 16 octubre, reflexión evangelio
16 octubre, 2017
Oración para aprender amar | miércoles 18 octubre, reflexión evangelio
18 octubre, 2017

Soy sacerdote y me gusta el “Anime”. ¿Está mal verlo?

A lo largo de toda mi vida, he escuchado a muchas personas y por ende muchos puntos de vista… en cada tema. Pero con respecto al tema del anime he escuchado puntos de vista interesantes, tanto en los jóvenes como también en la gente mayor.

Para muchos (sobre todo para la gente de edad madura o adulta), el anime es algo malo en su esencia. “Ese “Cokun” (refiriéndose a Gokú) es satánico”. “Ahí se invoca al diablo” etc. Son algunas de las frases que se escuchan o escuchaban de nuestras madres cuando éramos niños o incluso en la actualidad.

¿Qué es el Anime?

Anime ó Animé es una palabra de origen francés que significa animado o vivo, y que los japoneses adoptaron en su lenguaje desde el año 1985 para referirse a los dibujos animados en la televisión (dessin animé en francés). Prácticamente, es lo que conocemos por “dibujos animados” “caricaturas” o tiras cómicas.

Puntos a resaltar del Anime

Ahora bien… lo interesante del anime, a diferencia de caricaturas clásicas, como Bugs Bunny, Los picapiedras, Tom y Jerry (por mencionar algunas de las caricaturas con las que muchos crecimos), tienen una trama: se basan en un personaje concreto (el protagonista) y en torno a él (o ella, o ellos/as) gira toda una historia llena de retos, dificultades, triunfos, logros, entre otras.

Podríamos resaltar del Anime (en general) algunos aspectos sobresalientes que incluso podemos retomar para nosotros como cristianos católicos:

  1. El protagonista (o protagonistas) siempre se esfuerza por su crecimiento o superación personal. Normalmente comienza como alguien “débil” o “inexperto” pero busca ir superándose a sí mismo a medida que la historia va avanzando.
  2. Generalmente en las historias del Anime, cuando se lucha contra alguien al principio se es enemigo, pero al final terminan siendo aliados. Es una constante que en algunos personajes el protagonista al inicio se considere con otros hasta enemigo y al final termina siendo aliado o incluso amigo de quien le enfrenta.
  3. La amistad es un valor muy importante en el anime. Ya sea que la amistad surja de una pelea, o de un encuentro, o espontáneamente… en el Anime se insiste muchísimo en este valor de la amistad, al punto de incluso sacrificarse o dar la vida por los amigos.
  4. Además de la amistad, existen muchos valores humanos: el respeto a los mayores, la alegría, la sinceridad, solo por mencionar algunos de los valores que se encuentran en los distintos animes. Cabe resaltar que en muchos Animes el protagonista es extremadamente sincero, incluso por momentos, al punto de la imprudencia.
  5. Se tocan temas de actualidad o de problemática social. Por ejemplo, el “botar” las barreras sociales (dignidad igual en las personas) las guerras de clases o razas, algunos “tabúes” que existen en muchas personas y que se caen cuando los protagonistas entran en escena, entre otros.

Aplicación a la vida cotidiana

Después de resaltar algunos aspectos del Anime, comparto mi consideración personal.

San Pablo en la carta a los Romanos nos dice “sean comprensivos con el que no tiene segura su fe, y dejen las discusiones que terminan en división” (Rom 14, 1). San Pablo habla de este tema en el contexto de si la “carne ofrecida a los ídolos” era lícito comerla o no. La resolución que da es que aquel que tenga firme su fe, y considere que eso no le va a alejar de Dios, puede comer sin problema esa carne. Pero si su fe es muy débil, no debe hacerlo. Y concluye invitando a los romanos a que en la vida y en la muerte seamos de Cristo (cfr. 14, 8).

Respecto al Anime, podríamos usar el mismo procedimiento: si a alguien le parece que es malo, y su conciencia le dicta justamente eso, verlo sería hasta pecado, no por el anime en sí, sino porque este hermano (a) está actuando en contra de su conciencia.

Pero si otros toman (como trato de hacerlo personalmente) el Anime como un medio de distracción, o intentamos entresacar los elementos buenos (como los mencionados arriba) y sobre todo, aprender y aplicar lo bueno en la vida cotidiana; el Anime incluso llega a ser “formativo” para quien lo ve y lo disfruta.

Unido a esto, también para muchos jóvenes, algunos de estos animes forman parte de la infancia (por mencionar algunos: Los Caballeros del Zodiaco, los Super Campeones, Mazinger Z, Dragon Ball) y al ver, o recordar estos animes, se remontan a los años maravillosos de la infancia de cada uno y cómo se disfrutaba creciendo con estas y otras caricaturas.

Por tanto, juzgar o satanizar todo tipo de anime sería un acto injusto e irresponsable por parte de un cristiano. “Examínenlo todo y quédense con lo bueno. Eviten toda clase de mal” (1 Tes 5, 21-22). No podemos afirmar que todo Anime sea malo. Pero tampoco podemos asegurar que todo anime sea bueno.

Además de eso, como consejo sano de mi parte; debemos tomar el anime como una distracción, o una forma de “desestresarnos”, y no invertir o incluso perder demasiado el tiempo viendo anime, al extremo de volverlo un vicio. No hay que perder de vista que debemos aprovechar el tiempo para hacer el bien siempre.

No hay que perder nunca de vista que somos cristianos y que por tanto seguimos a Jesucristo, y Él, solo Él, debe ser el principio y el centro de nuestra vida. Pero todo aquello que nos aproveche para sacar una enseñanza para nuestra vida, aprovechémoslo también como un medio que Él mismo nos regala. Dios le dio la inteligencia al hombre para que la usara para el bien. Y los autores del anime, también son imagen de Dios, y nos han regalado todo este “universo” para nuestro sano entretenimiento y aprendizaje.

Tomemos lo bueno, lo que nos ayuda, lo que nos enseña. Dejemos de lado lo malo o lo que nos podría apartar de Dios.

Escrito por: Pbro. Jorge Oswaldo Aguilar Barahona.

7 Comments

  1. Arturo dice:

    Muy bien, gracias padre.

  2. Flor dice:

    Hola, quiisera saber que opina de lo que mencionan en la organización CISNE, de que Dragon Ball es hasta diábolico y ningún cristiano debería verlo. Gracias

  3. Abismado dice:

    Qué bonita apreciación muy valiosa en especial en estos tiempos donde se suele clasificar demasiado a la gente por sus gustos. Como aficionado al anime debo decir que me pareció bastante útil para reflexionar en las elecciones de los animes que veo. Como referente especial y potencial más relevante de toda la industria del anime está muy consolidado el estudio Ghibli por las películas de Isao Takahata y Hayao Miyazaki quienes han llevado al anime a un nivel de experiencia casi espiritual. Eso, en mis propias palabras, claro, ya que sus películas a menudo pacifistas y antibélicas suelen ir en contra de la costumbre consumista y decadente del la mayoría del resto de estudios de animación japoneses desde hace una década. Por sobre todas las películas de Takahana destaca la tumba de las luciérnagas (incluso considerado como uno de los mejores filmes antibélicos de la historia) y el viaje de Chihiro de Miyazaki (que además de ser la única película anime que consiguió un premio óscar contiene un simbolismo muy revelador), sin embargo casi todos los filmes de este estudio son auténticas obras maestras muchas veces altamente influenciadas por la religión cristiana.

  4. Memnon dice:

    Buenas.
    Muy interesante.
    Soy católico y observó mucho anime.
    Apoyo ests articulo pero creo que del anime es importante comentar que hay mucho comunidades excesos. Violencia y erotismo son comunes.
    Hay muchos animes que valen la pena, Pero hay que saber calibrar y elegir bien, puesto que existe una cantidad pasmosa quevsimplemenyr se exceden y no deberían ser contemplados por una persona sin criterio.

  5. Silvia perez garcia dice:

    Lo mismo pienso solo enfocarse en el mensaje.Aunque si hay mensajes ocultos por que si los hay y que uno de adulto los persibe claro. Pues no pasa nada solo queda ahi.Haya con los que lo hiceron.

  6. Ya había escrito antes, pero ahora he consultado un poco más y quiero poner a consideración las simples imágenes de anime:
    https://www.google.com.mx/search?q=anime&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwiv0K7YwYrXAhUorVQKHSewAacQ_AUICigB&biw=1707&bih=844&dpr=1.13
    Creo que eso lo dice todo. Padre Sam creo que debería rectificar su mensaje, porque viniendo de un sacerdote, su opinión es muy importante y es influyente. Los chicos que ven anime tienen daños, no son chicos normales.

  7. Alberto dice:

    Aqui también se aplica lo de “NO ES MALO por lo que dice, pero NO ES RECOMENDABLE por lo que no dice”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *