“Ora por la persona que te ha ofendido”. 7 consejos para lograr perdonar.

la-familia
Peleas entre familiares | Martes 27 junio, reflexión evangelio
27 junio, 2017
los-frutos
¿Cómo saber si algo viene de Dios? | Miércoles 28 junio, reflexión evangelio
28 junio, 2017

“Ora por la persona que te ha ofendido”. 7 consejos para lograr perdonar.

Suele ser usual escuchar hablar del perdón, pero cuando tenemos la necesidad de recurrir a él no sabemos muchas veces cómo afrontarlo. A continuación te dejo estos 7 consejos para lograr perdonar.

1. Acércate a un sacerdote o a una persona de confianza, y pídele un consejo. Coméntale la situación sin intentar presentarte como víctima, sino más bien presentando los hechos tal cual sucedieron. Recuerda que “compartir el sufrimiento disminuye la pena”.

2. Ora por la persona que te ha ofendido, precisamente porque te cuesta hacerlo, ahí encontrarás mucho más mérito ante Dios. Muchas veces sólo nos concentramos en pensar en el daño, lo mejor que podemos hacer es pedirle a Dios que disponga nuestros corazones para la experiencia del perdón.

3. Pide auxilio al Espíritu Santo para que te ayude a perdonar y perdónate a ti mismo por dejar que tal situación te robara la paz. Recuerda que el Espíritu Santo es “experto en causas imposibles”, por lo tanto por muy imposible que te parezca, se puede perdonar.

4. Si el que te ha ofendido no busca el perdón hazle saber que tú ya le perdonaste con tus buenos comportamientos.

5. Cierra el capítulo, sigue adelante recordando que ha sido una enseñanza para crecer espiritualmente.

6. Recuerda que Dios te ha perdonado y que tú eres capaz de perdonar.

7. Ve a Jesús Sacramentado y conviértete en un discípulo de la misericordia. De esta manera ayudarás a los demás a ser testigo visible de su gracia con tus consejos.

“Se adelantó Pedro y le dijo: «Señor, ¿cuántas veces tendré que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?». Jesús le respondió: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete”. (Mt 18,21-35)

Escrito por: Leo Ascencio (seminarista).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *