5 junio, 2018

Cuidado con los aduladores | Martes 05 mayo, reflexión evangelio